Por una educación pública, gratuita, de calidad y laica, para luchar por la igualdad

La educación para el desarrollo es un concepto amplio, dinámico, que abarca distintas dimensiones y ámbitos de actuación.
Para nuestra entidad ONGD Ensenyants Solidaris la clarificación del concepto es una de las necesidades que se plantean cada vez más en los distintos foros y encuentros educativos.
Desde los enfoques más reduccionistas, que consideran la ED como una educación sobre la ayuda al desarrollo, hasta los enfoques más amplios que consideran la educación global, que
abarca todos los grandes temas de nuestro siglo.
La singularidad de la ED para ONGD ES es su vinculación con el Sur. La ED ha de tener en cuenta los discursos y propuestas que se realizan sobre el Sur, y éste es un aspecto esencial que la distingue de otras educaciones “para”. Nuestra propuesta de definición de la ED es la de un proceso educativo constante, que favorece la comprensión sobre las interrelaciones económicas, políticas, sociales y culturales entre el Norte y el Sur, promueve valores y actitudes relacionados con la solidaridad, la justicia social y busca vías de acción para alcanzar un desarrollo humano y
sostenible.
Es una educación sociopolítica que tiene como eje la justicia social y que trata de concienciar sobre las desigualdades planetarias existentes en el reparto de la riqueza y del poder, sus causas y consecuencias y el papel del Norte en construir estructuras más justas. Se basa en un planteamiento constructivista y sociohistórico. Se lleva a cabo en los ámbitos educativos formales y no formales.
En el ámbito formal, la ED es un elemento dinamizador y orientador de las prácticas docentes. No es un contenido más, sino una actitud ante la enseñanza, que concierne a temas, procedimientos y valores, requiere un aprendizaje activo, relaciones participativas en los procesos de enseñanza-aprendizaje y una visión crítica de los propios contenidos transmitidos.

La ED es una educación global, que tiene una estrecha relación con la calidad de la enseñanza de los sistemas educativos y con la estructura básica de los curricula que en ellos se ofrecen. La reforma del sistema educativo ha recogido estos enfoques en las llamadas “líneas transversales”.

 

Rasgos definitorios de la educación para el desarrollo ONGD ES

 

  • Se enmarca en un planteamiento educativo no tradicional y que recoge las aportaciones educativas de investigación-acción, entre otros.
  • Es una forma de educación dinámica, que promueve la comprensión global, la formación de la persona y el  compromiso en la acción participativa (pensar globalmente, actuar localmente).
  • Es un proceso educativo que se produce a medio y largo plazo. Esto supone que las actividades puntuales  (conferencias, un concierto, una exposición) sólo podrán considerarse una actividad de educación para el desarrollo si están enmarcadas en un programa más amplio de medio plazo que incluya otras acciones.
  • Tiene una dimensión cognitiva (relacionada con la adquisición de unos conocimientos) y una dimensión de actitudes y valores que están intrínsecamente unidas. Los conocimientos y los valores no pueden separarse. Esto implica que el análisis de la realidad responde a una visión del mundo determinada.
  • Proporciona unos criterios analíticos que permiten participar en la realidad local y establecer vínculos con el desarrollo global.
  • Es una educación abierta a la participación activa y creativa y está orientada hacia el compromiso y la acción.
  • Se puede complementar con la sensibilización y la presión política.
  • La sensibilización informa
  • La educación para el desarrollo forma en conocimientos y actitudes
  • La presión política se dirige al cambio de las políticas
  • La investigación analiza y formula propuestas

Los objetivos de la educación para el desarrollo para ONGD ES

 

  • Facilitar la comprensión de las relaciones que existen entre nuestras propias vidas y las de personas de otras partes del mundo.
  • Aumentar el conocimiento sobre las fuerzas económicas, sociales y políticas que explican y provocan la existencia de la pobreza, la desigualdad, la opresión y condicionan nuestras vidas como individuos pertenecientes a cualquier cultura del planeta.
  • Desarrollar valores, actitudes y destrezas que acrecienten la autoestima de las personas, capacitándolas para ser más responsables de sus actos. Deben ser conscientes de que sus decisiones afectan a sus propias vidas y también a las de los demás.
  • Fomentar la participación en propuestas de cambio para lograr un mundo más justo en el que tanto los recursos como los bienes y el poder estén distribuidos de forma equitativa.
  • Dotar a las personas y a los colectivos de recursos e instrumentos (cognitivos, afectivos y actitudinales) que les permitan incidir en la realidad para transformar sus aspectos más negativos.
  • Favorecer el desarrollo humano sostenible en el nivel individual, comunitario-local e internacional.

 

Las dimensiones de la educación para el desarrollo para ONGD ES

 

Dimensión cognitiva

Se trata de una mayor comprensión sobre las desigualdades planetarias existentes en el reparto de la riqueza y del poder, sus causas y consecuencias y el papel del Norte en construir estructuras más justas. Esto implica abordar problemáticas globales que relacionan el desarrollo con los derechos humanos, el medio ambiente, la paz, etc. Supone un análisis en profundidad sobre las causas de la desigualdad Norte-Sur y sus consecuencias y no sólo
sobre sus manifestaciones: pobreza, hambre, catástrofes humanitarias.
Para ello es necesario promover la adquisición de una estructura conceptual básica sobre el desarrollo, desde un enfoque transversal que incluya conocimientos sobre economía, política, historia, antropología y medio ambiente, entre otros.

• Dimensión de valores y actitudes

Promueve valores y actitudes relacionados con la solidaridad y la justicia social, y la adquisición de habilidades (la capacidad crítica, la empatía, la capacidad de argumentar, el trabajo en equipo, descodificar imágenes y mensajes.. etc.) que son esenciales para entender y enfrentarse, desde los valores de solidaridad, a los nuevos procesos económicos, sociales, culturales y políticos que rigen el planeta.
No se circunscribe a ninguna área de conocimiento, sino que se relaciona con todas ellas, proponiendo enfoque globalizador y/o transversal que impregna todo el curriculum escolar.

• Métodos:

Tiene un enfoque global que relaciona el desarrollo, con los conflictos, los derechos humanos y el medio ambiente, entre otros.

• Proceso activo y participativo:

La ED concibe la enseñanza-aprendizaje como un proceso activo y participativo, en el que el docente actúa como facilitador en la construcción del conocimiento, partiendo de los intereses y centro de interés del alumnado.

• Dimensión global

Analiza los diferentes aspectos de la realidad desde una dimensión global. Relaciona lo local con lo global. Utiliza enfoques metodológicos, integradores, que superan la mera información aislada o la simple enumeración de datos,
estableciendo conexiones causales entre los diversos acontecimientos y realidades y elaborando un discurso explicativo de la realidad que interrelaciona la paz, los conflictos, los derechos humanos y el medio ambiente, entre otros.

Capacidad crítica
Promueve la capacidad crítica a partir de un proceso de enseñanza-aprendizaje que permita desarticular prejuicios, tópicos y estereotipos, evitar los esquemas explicativos eurocéntricos, resaltando las diferencias en el Sur.